Mi Salud

El PET dice “sigamos”

[Nota: Antes de seguir leyendo, te agradecería que le dieras al botón “Cerrar y Aceptar” en el mensaje que puede que aparezca abajo de tu pantalla. La nueva legislación europea de protección de datos requiere este proceso. Gracias]

Hola amigos,

Esta semana he recibido el resultado del PET/TAC, y no son buenas noticias. Las células cancerígenas siguen concentrándose en el costado izquierdo, con más extensión y fuerza que hace tres meses. Otras zonas de mi cuerpo también son sospechosas de estar afectadas por el mismo mal. La radioterapia de contención no ha eliminado las lesiones en su totalidad, y toca irremediablemente comenzar nuevos tratamientos más incisivos para atacarlas.

Hace ya dos días que empecé con quimioterapia en pastillas. Es la más “suave” (quizá habría que decir la menos agresiva, pues todas las quimioterapias lo son) de las diferentes opciones que nuestro querido equipo médico y yo hemos valorado. El objetivo es tratar de impedir que las masas tumorales avancen en tamaño e intensidad, o se diseminen por otras partes de mi cuerpo. Ni más, ni menos.

A nivel médico, mi caso es totalmente excepcional. La literatura habla de la gravedad y el mal pronóstico de las recaídas extramedulares en las leucemias. Más aún en el estado en que yo me encontraba (con una gran parte de mis músculos invadidos) en el momento de la detección, a finales del año 2016. El tiempo medio de vida una vez identificada esta dolencia es de diez meses. La única sugerencia de tratamiento para intentar detener una recaída es realizar un segundo trasplante de médula. 

Han pasado dos años desde la recaída, 24 meses. El PET ha confirmado que sigo enfermo, que en mi costado se acumulan células cancerígenas. Sin embargo, estoy aquí. Vivo. Vivo porque mi médula produce las células correctas que permiten cubrir mis necesidades de glóbulos rojos, leucocitos y plaquetas; y mi corazón las sigue impulsando por todo el cuerpo. Vivo porque mis órganos principales, aunque tocados (sobre todo el hígado) por las consecuencias de los tratamientos , siguen realizando sus funciones básicas. Vivo porque respiro, como y (con perdón) hago mis necesidades.

Pero más allá de lo biológico, estadísticamente estos 14 (24-10) meses de vida extra cobran un sentido más trascendente que el de la simple supervivencia. Me siento afortunado en muchísimos aspectos. Doy gracias a Dios por cada mañana que me levanto y miro por la ventana, recordando siempre a los que no están y con el objetivo vital de regalar todo el amor posible a los que sí están. No tengo agenda de citas porque cada día trae su propia incertidumbre, pero eso hace que los planes que sí ocurren los disfrute más que nadie. La ilusión y la pasión en todo lo que me propongo siguen siendo el motor de mi vida, sin dejar paso a la decepción o el tirar la toalla cuando la enfermedad impone sus restricciones. Mi fe es ahora aún más sólida, y a pesar de noticias como esta sigo confiando en que tenemos un Padre Bueno que nos ama y nos creó para amar a nuestros semejantes, independientemente de las circunstancias que vengan. Mi familia es una piña que comprende y trata de digerir lo doloroso de este caminar y también valora el regalo que supone seguir compartiendo momentos inolvidables conmigo. Veo cómo existen amigos que serían capaces de cambiarse por mí aunque fuera por liberarme un momento de esta pesada carga, o que aparecen como un Cirineo para levantarme y ayudarme a transportar esta cruz algunos pasos más. Amigos que también están dispuestos a caminar a mi ritmo y esperarme lo que haga falta porque lo importante es llegar, no la velocidad. 

El PET ha dicho que hay que seguir. En mi excepcional caso estadístico de supervivencia, no hay un mapa científicamente probado que nos guíe, pero sí tenemos a nuestro equipo médico capitaneado por mi querida María Jesús, que con pericia e intuición han sabido traerme hasta aquí y seguirán definiendo los pasos a seguir. Iremos de menos a más intensidad, comprobando la eficacia de las diferentes aproximaciones con pruebas diagnósticas periódicas. Y combinaremos este tratamiento con el poder de la “medicina de Dios”, sus dones, vuestras oraciones y la brújula de nuestra Buena Madre. La fe sigue siendo pilar fundamental en nuestra travesía.

Amigos, insisto: me siento afortunado. Sí, hay que seguir, y no podría imaginar un escenario mejor para comenzar esta nueva travesía. Os siento cerca, montados de nuevo en este barco, que ya se apresta a zarpar. Os doy las gracias por ello. Dejémonos sorprender una vez más, y naveguemos de la mano del Señor: con Él siempre llegaremos a buen puerto.

Un abrazo. Yo confío. ¡¡¡Vamooosss!!!

Anuncios

Categorías:Mi Salud, Sin categoría

42 replies »

  1. Gracias Gabi por tu siembra de amor y fe. Porque no te tiembla la mano y mantienes la dirección del barco. Por todo lo que nos estás dando. Un abrazo a ti, Reme, hijos, madre y todos los tuyos. Lorenzo Orellana

    Le gusta a 1 persona

  2. Gabi querido, como bien sabes ,somos muchos los que aquí estamos a tu lado para acompañarte y quererte, mucho mucho. Ojalá pudiéramos entre todos liberarte al menos un poquito de este peso.
    Seguimos Confiando .
    Te adoro

    Le gusta a 1 persona

  3. Hermano, no conozco a nadie mas grande que tu. Eres único. Tu tranquilidad, seguridad y Fe es ejemplar. Y sí, ojalá entre todos pudiéramos aliviarte. Ya sabes q te quiero hermano, lo más grande!!!😘

    Le gusta a 1 persona

  4. Amigo Gabi, eres grande y sabes que TOD@S estamos cerca de tí, de una manera o de otra, para apoyarte y simplemente estar. Ya hasta mi niña de 8 años me pregunta por tí y Rezamos para que el camino tortuoso termine y continuemos caminando pero sin tantas tormentas. Vamoooooosssss yo confío.

    Le gusta a 1 persona

  5. Gabi!!! Vamoosssssss!!! A romper todas las estadísticas ( que no son más que eso, estadísticas)!! Estás en buenas manos…el de arriba te va a echar un cable y los que te queremos… apoyando aunque estemos en la distancia!! Te queremos!! Vamosssss un beso enorme de alvarito, jorge y mío!!

    Le gusta a 1 persona

  6. Vamos Gabi! Tu lucha ante los obstáculos del camino te hará llegar a buen puerto!
    Seguimos confiando y tu poniendo una sonrisa y agradecimiento a la vida ayudandonos a valorar cada momento!
    Mucha fuerza!! Yo confío!!! Vamosssssss!

    Le gusta a 1 persona

  7. Gabi, nos dejas sin palabras. Tu vida es un milagro. Dios te dijo hace un tiempo, “tu fe te ha salvado” y eres un claro ejemplo de que Él habita en ti. Yo sigo confiando!! VAAAMOOSSSSSS!! Un abrazo enorme para ti, Reme, y los niños.💪💪😘😘

    Le gusta a 1 persona

  8. Gabi, como siempre nos dejas sin palabras. Eres muy grande y tu fe un ejemplo para todos. Seguimos con vosotros. Seguimos confiand. Muchos besos para ti y toda tu familia ¡¡¡VAMOOOSSS!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Que tú sigas conmigo significa muchísimo para mí. Mucho, por muchas cosas Rosamary. Tú conoces bien todas estas sensaciones: incertidumbre, dolor, y también esperanza y amor. Que sigas cerca de mí después de lo vivido es un verdadero signo de amor y confianza que te agradezco de corazón. Un fuerte abrazo, y por supuesto siempre fuertes.

      Me gusta

  9. Gabi querido, cuánta razón tienes cuando dices que los 14 meses de vida “extra”, según datos estadísticos, tienen un sentido más trascendente que el de la simple supervivencia. Desde el momento en que decides escribir sobre tu proceso de curación y compartes con nosotros, con un realismo y fortaleza admirables, todos y cada uno de los acontecimientos de este proceso, hemos comprobado que no va dirigido meramente a sobrevivir sino a vivir en plenitud desde la enfermedad lo que “es” y lo que está por venir. Sea lo que sea, con fe y esperanza en la curación total.
    Y vamos a confesarte algo: a pesar de que la Estadistica ha sido y sigue siendo la profesión a la que Juan I. ha dedicado su vida, para mí, Pilar, los datos estadísticos relativos al proceso de mi enfermedad nunca fueron relevantes. Cuando el oncólogo que me trató y que ha sido un milagro en mi vida me decía a cada visita que según las estadísticas relativas a mi protocolo, un 20, 40, 50… % de pacientes se curaban, nunca jamás hice de estos datos caso alguno. Porque el ser humano no es un producto manufacturado que pueda fallar y no estamos sometidos a un control de calidad como ellos. Los datos pueden orientar a los médicos, sin duda, pero hay parámetros que no se pueden cuantificar porque no son evaluables: la fe, la fortaleza, la resistencia, el tesón, el cariño, la entrega … Ya ves que tú mismo eres una valiosísima y maravillosa excepción. Cada persona es única en su salud y su enfermedad y reacciona también de manera única.
    Seguimos navegando contigo unidos en la confianza y con la fortaleza que tú mismo nos transmites. VAMOSSSSSS!!!!!!! Abrazos para ti y a toda tu familia.

    Le gusta a 1 persona

  10. Pues SEGUIREMOS Gabi!!!!Si toca sujetar los cabos con fuerza, pues lo haremos! Sabemos que muchas mentes deseando el bien a alguien es TERAPÉUTICO, y si le ańades oraciones llenas de fe y optimismo eso ya no es que sea terapéutico sino INFALIBLE!!!A ambas las llevas en tu barco!!!!VAMOOOOSSS!!!!!!!

    Le gusta a 1 persona

  11. Un besazo enorme, Gabi!!! Aunque esté un poco lejos y no nos hayamos visto desde hace muchos años, yo voy siguiendo el proceso por el Blog y por tu madre a la que quiero tantísimo, y a la que tengo tanto que agradecerle por su amistad “a prueba de bomba” con mi madre…
    En tu proceso hay muchas cosas que se salen de las estadísticas, y en realidad del único lugar del que no hay que salirse (y tú lo sabes bien) es del corazón de la gente a la que quieres y que te quieren.
    Como cada día es “extra” aprovechalos, como tú sabes… quiere y dejate querer !!! VAMOOOOOOOOOOOOOOOOOOSSS

    Le gusta a 1 persona

  12. La vida siempre es un milagro, solo depende de Él. Estoy segura después del viaje del verano, de Mendjugorje, …. Él y Ella te llevarán de nuevo a puerto,
    Los demás nos enriquecemos y seguimos diciendo contigo:
    VAMOSSSSSSS tienes una magnífica tripulación.
    Un gran abrazo a toda la familia

    Le gusta a 1 persona

  13. Que tu lucha nunca termine.
    Todos estamos ahi para ayudarte a mantener los brazos en alto, como Moises en el Mar Rojo, clamando al Cielo por su ayuda divina y mirando a la farmacopea para que no te falte el otro alimento que te ayude a curar la enfermedad ! Dios y los hombres¡ !Tu fe y la medicina¡ !El apoyo de los que te queremos y tu fuerza interior¡ Un abrazo para todos los tuyos

    Le gusta a 1 persona

  14. querido Gabi, seguimos todos adelante contigo, son pruebas y las vas a superar porque efectivamente eres excepcional, dicen que cada uno tiene su destino y posiblemente sea verdad, por eso yo creo que también cada uno tiene su luz y la luz que te guía a ti es tan fuerte que te obliga a continuar; tu eres un profesional y sabes que las estadísticas se elaboran partiendo de un muestreo y son eso datos estadísticos que engloban la generalidad de las situaciones y no incluyen la excepcionalidad; dicen que es lo mas probable que suceda pero no dicen que tenga que ser así siempre.

    Vamos Gabi….hacia adelante y luchando, lo vas a conseguir. Y nada de tirar la toalla el creador te dice que la toalla es para secar el sudor del arduo camino porque hay luz al final de el.

    Un abrazo fuerte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s