Sin categoría

El motor del barco

Hola amigos,

[Nota: Antes de seguir leyendo, te agradecería que le dieras al botón “Cerrar y Aceptar” en el mensaje que puede que aparezca abajo de tu pantalla. La nueva legislación europea de protección de datos requiere este proceso. Gracias]

La semana ha sido bastante complicada. La analítica ya mostraba que el hígado estaba tocado por la toxicidad de los medicamentos. Sin embargo, durante el fin de semana los acontecimientos se han precipitado: fiebre altísima de 39º que no daba tregua ni con antitérmicos ni con enjuagues de hielo, combinada con un asco y un malestar acelerado por el exceso de bilirrubina en mi cuerpo, que tiñó de amarillo los ojos y que hacía que mi cuerpo se rebelase dándose la vuelta por dentro… Estuve a punto de ingresarme en el hospital, y mi doctora me retiró inmediatamente todas las medicaciones, esperando a ver si mi cuerpo iba eliminando residuos y volviendo a una mínima estabilidad general.

Creedme que no lo he pasado nada bien. Primero porque físicamente es una combinación agotadora: vómitos, fuerte diarrea, fiebre y una sensación de que el cuerpo no puede hacer nada. Segundo, por el respeto que me dan las afectaciones en el hígado: desde siempre me ha parecido uno de los principales órganos del cuerpo. 

Y es que el hígado y los riñones son órganos considerados como el motor de nuestro organismo porque las funciones que llevan a cabo son de gran importancia para la vida del ser humano. Particularmente, el hígado es considerado el aparato depurador del organismo y desempeña más de 500 funciones orgánicas. Juega un papel esencial en la digestión, en el metabolismo del azúcar y las grasas, e incluso en el sistema inmunitario.

Cuando el hígado va mal, ciertamente la sensación es bastante particular: es como si te apagasen el motor. Tu cabeza sigue pensando y maquinando a toda velocidad. Sin embargo, la ejecución de todas esas órdenes es prácticamente inexistente: no hay fuerza, apenas puedes ponerte de pie, y cuando lo haces es como si una cuerda tirase de ti hacia el suelo con una carga pesada.

Sensaciones difíciles de explicar pero que seguro entenderéis con los siguientes ejemplos deportivos: dicen que Fernando Alonso ha estado estos tres últimos años con un coche de aerodinámica muy competitiva pero sin motor. Creedme: ahora entiendo perfectamente la frustración de Alonso, queriendo ejecutar maniobras y brillantes estrategias de carrera y no siéndole posible.

Pienso también en aquellas míticas peleas de boxeo, donde el comentarista solía repetir “ahí sigue repitiendo con el jack de izquierda, castigando el hígado del oponente”. Sinceramente, observando aquellos combates nunca entendí la diferencia entre pegar en un sitio de la barriga o en otro. Pero una vez leí una entrevista de uno de esos boxeadores, que describía lo siguiente: “quien alguna vez ha recibido un golpe de este tipo, sabe que el dolor es insoportable, que te quedas sin piernas y pierdes el control de tu cuerpo.” Desde luego se acerca bastante a esa sensación que he tenido en los últimos días…

Amigos, mañana lunes 10 me toca una nueva revisión de sangre y de hígado, a ver si los niveles han mejorado. Al menos yo he recuperado parte de las buenas sensaciones, espero que se vean reflejadas en los resultados. Y si hay que continuar con el tratamiento de quimioterapia, que sea con el motor de nuevo en marcha, aunque sea parcialmente.

Espero que vuestros motores estén a tope, y recordad no abusar de ellos evitando los excesos con la bebida alcohólica durante estas semanas pre-navideñas (con tanta comida de empresa…) 🙂 

Un abrazo a todos. Yo confío. ¡¡¡Vamooosss!!! 

Anuncios

Categorías:Sin categoría

12 replies »

  1. Gabi, ese barco tiene que entrar en dique seco una buena temporada; lleva navegando mucho tiempo y capeando temporales de mar gruesa y el pobre necesita algunas reparaciones… Es lo que yo vengo pidiendo a tu Armador desde hace unas pocas semanas. A ver si me oye y te deja descansar un poco, te recuperas bien y…bueno, se olvida un poco de ti.
    Te mando toda mi energía y te entiendo perfectamente porque lo viví en mi mujer; lo describes tal y como es.
    Mucho ánimo y a seguir confiando y esperando. Un fuerte abrazo. Otro, pero más delicado, para tu encantadora Reme.😘😘💪

    Enviado desde mi iPhone

    Le gusta a 1 persona

  2. Espero que la tempestad esté remitiendo y que los resultados de mañana sean de nuevo esperanzadores como te mereces! Eres un luchador nato! Tu puedessss!!!
    Yo confío!!!! Vamossssssssssssss!😘

    Le gusta a 1 persona

  3. Ay! Gabi cuánto sentimos que el tratamiento esté afectando tan fuertermente al hígado. Supongo que te habrán recomendado alimentos depurativos como la alcachofa, que es un magnífico “detergente” para el hígado. Durante el tratamiento yo las tomaba en abundancia cada día con su caldo templado aliñado con limón, (traguito a traguito) para impedir el vómito, compañero inseparable hasta que el cuerpo se limpie.
    Estamos seguros que podrás superarlo como en otras ocasiones con la fortaleza que Dios te da. Sigue contando con nuestras oraciones siempre y en esta dura etapa más aún. Abrazos para ti y para toda tu familia. 💪💪💪💪

    Le gusta a 1 persona

  4. ARRIBA Gabi!!!!! A por ésta ola que nos amenaza!!! Prohibido pensar si es la única , o vienen tres más , o mil!!!!Objetivos CORTOS y CERTEROS!!! Con buen tino!!! Tú en eso eres un maestro!!! Y el barco RESISTE!!! Yo CONFÍO pero PLENAMENTE!!! VAMOOOOOOOS!!!!

    Le gusta a 1 persona

  5. Animo Gabi, que ese motor va y lo hace hacia adelante; en Navidades seguro que estarás disfrutando de la familia.
    Como eres un luchador y tu higado poco a poco depurará toda la medicación de los dias pasados (el higado es el motor o casi, del cuerpo pero también es un órgano muy agradecido que se recupera en seguida)…Asi que seguro que el barco aguanta y llega a buen puerto..

    Desde aqui aprovecho para felicitarte las Fiestas, espero de corazón que las disfrutes mucho y que el año próximo sea venturoso para ti y para los tuyos.

    Ah y me das un poco de envidia porque tu que tienes niños aún pequeños tienes la suerte de vivir la Navidad rodeado de la ternura y la inocencia de los pequeños y yo lo recuerdo cuando mis niños eran pequeños (son momentos inolvidables).
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  6. Ánimo Gabi,ya verás como se limpia tú hígado y notas mejoría !!!
    Seguimos remando hacia buen puerto !!!
    Felicidades y que el nacimiento de Jesús te de /nos de fuerza para seguir adelante juntos !!!
    Con todo mi cariño 💪❤

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.