Sin categoría

La tele no engaña

Hola amigos,

Tras dos semanas de tratamiento con las nuevas pastillas de quimioterapia, no hago más que acumular pegos. En primer lugar, un cansancio generalizado me invade desde hace días; lo cual me ha impedido continuar con cualquier actividad fuera de casa. Añadido a esto, un fuerte resfriado me tiene con fiebre alta, tosiendo y moqueando cada dos por tres. Apenas puedo dormir adecuadamente. Sumemos a todo esto una conjuntivitis, que hace que haya perdido visión (espero que temporalmente) en el ojo izquierdo, dado que a partir del mediodía una “nebulosa” cubre la vista y me impide distinguir incluso las formas más básicas.

Ante este panorama, mi vida vuelve a llenarse de medicamentos, prescripciones y alarmas en el reloj para las diferentes tomas. Colirio por aquí, antibiótico del ojo por allá, quimioterapia en ayunas, ahora el antibiótico por boca, ahora el ácido hialurónico para recuperar la lubrificación del globo ocular… Sinceramente, a veces la acumulación de todos estos (pequeños) factores acaba por desesperarte y cansarte. Y si me cansa a mí… ¿cómo no va a cansar a los que me rodean día a día?

En una de mis recientes charlas, uno de los jóvenes estudiantes de E.S.O. me preguntaba cómo se llevaba vivir rodeado de toda esta incertidumbre en la familia, en el entorno más cercano. Está claro que nuestra vida dista mucho de esa “normalidad” a la que todos aspiramos. Acabamos de pasar una Semana Blanca en la que la mayoría de familias ha hecho planes maravillosos: viajes, escapadas, comidas en la calle, paseos… En nuestro caso, debido a mis estado, permanecer encerrados en casa ha sido la actividad más frecuente esta semana.

En algunas ocasiones me tengo que enfrentar a la inocente pregunta de alguno de mis hijos: Papá, ¿y porqué nosotros no salimos hoy a dar un paseo? El desgarrador porqué, para el que no hay respuesta que un niño pueda entender… porque ni nosotros los adultos llegamos a comprender tampoco el por qué nos ha tocado esta circunstancia.

Sin embargo, cuando la situación lo permite, intentamos romper estas cadenas que nos atan, y nos liamos la manta a la cabeza. No son planes grandiosos, pero al menos… son nuestros. Una de las últimas ocasiones en las que pudimos salir juntos fue al partido del Unicaja – Baxi Manresa, el 9 de Febrero. En un alarde de fiebre baloncestística, nos juntamos allí no sólo Marta y Elena (que son abonadas habituales), sino que también Reme y Gabito, y mis cuñados con sus hijos, nos acompañaron. Ese día ya sufría de la mayoría de esos síntomas que comentaba antes. Incluso la conjuntivitis me impedía ver con nitidez lo que sucedía en la cancha. Mi cabeza no dejaba de darle vueltas a la naturaleza de todo lo que me sucedía, a si iba a ser algo temporal o crónico, si supondría algún ingreso extra…

El partido llegaba a su fin con un apretado marcador. Tanto, que se resolvió con victoria para el Unicaja con una canasta in extremis en el último segundo. Nos fuimos con una sonrisa del pabellón, aunque mi cabeza seguía rumiando todas estas preocupaciones en silencio…

Al llegar a casa, mi hermano Miguel, que había visto el partido desde Cantabria por la tele, me envía un mensaje acompañado de una foto: “Os he pillado”

Las cámaras de Movistar+ nos habían cazado en uno de los momentos antes de terminar el partido. Me quedé observando la foto: éramos nosotros. Elena, Gabito junto al símbolo de Movistar, Marta, Reme y yo, junto a los primos Fran y Javi. Y a pesar de todo lo que rondaba mi cabeza, las imágenes mostraban a una familia “normal”, feliz, disfrutando del partido…

Ver esa imagen robada en televisión me tranquilizó. Porque no estábamos posando. Porque en mitad de todo este infierno, y de todos estos porqués sin respuesta, nosotros somos capaces de poner luz en la oscuridad, sonrisa en la adversidad. Mientras pasa, seguimos viviendo. Con limitaciones, con dificultades, pero vida al fin de al cabo. La tele no engaña.

Un abrazo, amigos. Yo confío. ¡¡¡Vamooosss!!!

Categorías:Sin categoría

15 replies »

  1. A pesar de todo, la vida sigue, el amor de la familia no cambia.
    Espero que todos esos “pequeños” fastidios se vayan resolviendo y la nueva medicación sea efectiva.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Nos alegra comprobar que día a día seguís poniéndo luz en la oscuridad en la confianza que desde el principio alimentó este blog: la curación es un proceso, una travesía, un viaje con muchas complicaciones pero con final feliz. Solo queremos matizar una frase de tu última comunicacion. No sois una familia normal, sois una familia excepcional y un referente para todos los que os conocemos y para cualquiera que siga este blog. Que Dios os bendiga y adelante siempre. Vamoooossssssss!👏👏👏👏👏

    Me gusta

  3. Pues sí… ahí no se ven los dolores, ni las conjuntivitis… se ve una familia linda, disfrutando de un buen partido!!!
    Un abrazo enorme y ánimo con tus “pegos”… ojalá sean pasajeros…

    Le gusta a 1 persona

  4. Una vez más.me dejas, me dejáis, sin palabras. Por supuesto “la tele no engaña” y desde luego las mejores fotos son estas ‘robadas’ -como se dice ahora- tomadas con la mayor naturalidad sin que os apercibiérais de ello. La cara es reflejo del alma, y con esas caras, sobran las palabras: sois una familia excepcional. Sólo vosotros y los que os conocemos de cerca sabemos lo que se cuece por dentro ¡¡quién lo diría!!…Mañana empieza la Cuaresma y en poco tiempo la Pascua, el renacer de nuevo…Ya sabes que, si quieres, tienes reservado el lavatorio del Jueves Santo (te pueden acompañar Reme y los niños, si se animan) y tu salmo de la Vigilia, todo un clásico…

    Y en este camino duro y cuesta arriba de este calvario particular no hay que olvidar que después de la Cruz viene la Luz y la alegría desbordante de la Pascua. Sabes de sobra que no vas solo; cuentas con muchos cirineos/as en este camino. ‘Nunc coepi’…¡¡Vamosss!!

    Un abrazo fuerte

    Le gusta a 1 persona

  5. Que alegría volverte a leer, siempre es un gusto.
    La tele no engaña y vosotros tampoco, tu naturalidad al contar todo tu proceso es un reflejo de ello.
    Eres un ejemplo de vida.
    Muchos besos y muchas gracias una vez más por compartir tus reflexiones.
    Vamossssssssss……

    Me gusta

  6. Y la tele no engaña… ni la actitud tampoco engaña… Y aquí hay mucho de actitud y de cómo afrontar las cosas cuando vienen adversas. Echando la vista atrás, hace más de cuatro años, la actitud ya era una virtud en ti. Esto a lo que estamos asistiendo, como espectadores impresionados, es una master class. Así que seguiremos remando para llegar a buen puerto. Ánimo con ese tratamiento. Vamooooosss! #Yoconfio.

    Le gusta a 1 persona

  7. Es maravilloso leer cada palabra que escribes, maravilloso es escuchar cada palabra que emites. Es maravilloso ver vuestra sonrisa,a pesar de todo. Es maravilloso, aunque no lo creas,quererte/quereros desde el silencio.
    Seguimos remando juntos,sin detenernos…
    Yo confío más que nunca ❤

    Le gusta a 1 persona

  8. Te sigo desde el primer dia, eres la confianza ,la alegría,la humanidad y el ejemplo que cualquier persona necesita en su vida
    Una persona normal a la que le ha tocado vivir una dolorosisima experiencia.
    Te agradezco infinitamente tu palabras,tus reflexiones y el amor que repartes entre los que hemos tenido la suerte de seguirte día a día.
    Yo también confío!!!
    Rezo cada día a la Virgen por ti y por toda tu familia

    Le gusta a 1 persona

  9. Antes de nada disculparme porque no he seguido el blog en estos meses pasados, la enfermedad ha hecho aparición en mi familia y he tenido que cuidar a mi madre después de una intervención que afortunadamente ha quedado en eso, un tumor peleón ha aparecido así de forma repentina y hubo que quitarlo, con la gran fortuna de que no presentaba malignidad una vez llevado a anatomía patológica, pero como tu sabes mejor que nadie la incertidumbre es horrible y hasta llegar a este punto pues todos lo hemos pasado mal.
    Gracias a Dios ha salido todo bien y estamos ya en el camino de la recuperación física y yo personalmente me siento muy afortunada porque una madre se necesita siempre y a pesar de que se hacen mayores y hay que asumir las cosas, Dios me ha permitido esta vez que las dos podamos continuar juntas.

    En la foto se os ve estupendos y muy felices, tienes una familia preciosa y no sabes cuanto me alegro; al final la vida va de eso de saltar obstaculos y seguir siempre hacia adelante .

    animo Gabi, tu puedes…vamosssss.

    Un abrazo Gabi, cuidate mucho, lucha no desalientes que siempre hay luz..yo tengo la plena confianza y ultimamente mucha fe.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.