Sin categoría

Vamos Gabi

Hola amigos,

En primer lugar, debo comentar las muy buenas noticias que llegan de la parte médica. El resultado del último PET/TAC muestra que no hay ninguna lesión nueva, y las lesiones antiguas o han desaparecido o han disminuido en tamaño e intensidad… Novedades ciertamente muy esperanzadoras y milagrosas, sabiendo la gravedad y la proyección que los médicos indicaron durante la primavera. Ahora nos queda un camino de consolidación que esperemos esté exento de más sustos, al menos durante unos cuantos meses.

El colegio es una época que todos recordamos con especial cariño. En mi caso, estuve los doce años que comprenden la EGB, el BUP y el COU en Maristas. En aquellos tiempos, niños de toda Málaga (no existía el concepto de zona de influencia) compartíamos clases de más de 40 alumnos por aula sin ningún trauma ni conflicto. Todos nos nombrábamos y conocíamos primero por el apellido antes que por el nombre. Cuando entraba algún profesor o visita al aula, nos poníamos todos de pie junto a nuestro pupitre. En los recreos jugábamos al fútbol en una cancha donde podía convivir 7 y 8 balones a la vez, y aun así sabíamos cuál era el de nuestra clase y dónde estaban nuestros compañeros. Nos llevaron de viaje a Madrid en 8º de EGB y a Italia en COU, ambos inolvidables.

Comprábamos bocadillos en el bar del colegio donde nos acumulábamos a empujones por un donut de 25 pesetas o los famosos bocadillos de sobrasada, salchichón o chicharrones. Nos divertíamos los fines de semana con partidos entre clases en la famosa Liga Interna, donde se forjaron históricos duelos. Y aquellos que nos apuntábamos a los equipos federados (de alta fama por aquel entonces tanto el de baloncesto como el de balonmano), disfrutábamos de las salidas a otros colegios que disponían de canchas más modestas y canastas con aros que parecían melones por su forma ovalada…

Teníamos eventos anuales que suponían una auténtica secuencia de tradiciones: el famoso concurso de villancicos, donde el pique entre nuestros tutores Don Julio, Don Adolfo y Don Juan de Dios era más que palmario… La visita a nuestra Patrona en el mes de Mayo. O las fiestas del Colegio en el mes de Junio donde disfrutábamos con juegos, casetas y verbenas.

Cuando acabó COU, cada uno de nosotros tomó su rumbo. Las rutinas que mantuvimos esos 12 años se esfumaron, y cada uno tuvo que forjar su propio destino. Algunos estudiando en la Universidad. Otros heredando el duro negocio de sus padres: carniceros, charcuteros, hosteleros, panaderos, mecánicos… Parecía que aquella realidad de Maristas, aquel grupo de chavales que compartimos tantas cosas, fuera un sueño que desapareció sin más…

Las nuevas tecnologías han permitido que, poco a poco, antiguos amigos se vayan reencontrando. Sin embargo, en el caso de mis compañeros de Maristas, ha ocurrido algo peculiar: un grupo de WhatsApp creado para mantenernos en contacto, algo silencioso en sus inicios, cambió totalmente su significado a partir de Junio de 2015. Mis amigos lo renombraron de “Maristas’75” a “Vamos Gabi”. Y como en la época del colegio, decidieron retomar ciertas rutinas. Hay una que se repite cada mañana desde que empezó este mi proceso: uno por uno, van pasando todos los miembros deseándonos buenos días, y seguidamente diciendo “Vamosss Gabiii”, o “Ánimo patrón!!!”, o bien “Arriba gandules, que Gabi ya está luchando”. Siendo un grupo de solo varones, algunos de ellos acompañan este saludo de ilustraciones para alegrar la mañana… ya me entendéis.

El reencuentro con mis amigos del colegio fue placentero por recordar los viejos tiempos. Pero sobre todo por comprobar lo especial de aquello que vivimos: a pesar del tiempo transcurrido, a pesar de que en este grupo conviven gente de izquierda y derecha, de la burguesía acomodada y currantes; habiendo entre nosotros funcionarios, arquitectos, ingenieros, directores de cine, carniceros, pasteleros, jefes de seguridad, hosteleros, comerciales, abogados, gerentes, gestores… ocurre que ya no nos conocemos por el apellido, sino por el nombre de pila. Ya no nos categorizamos por las notas que sacamos, sino que todos nos vemos igual de capaces. Ya no buscamos lo que nos diferencia, sino que cuando uno de nosotros necesita algo, nos entregamos a tope por esa causa.

Esa es la magia de Maristas, o al menos de la promoción que he tenido la suerte de compartir y a veces orgullosamente representar. Amigos, probablemente nunca estaré lo suficientemente agradecido por todo lo que me disteis aquellos 12 años, y por el valor que supone cada mañana el ver un “Vamooosss” que me levante el ánimo a veces más bajo de lo normal. Os quiero a todos. Dios permita que ahora toque una época tranquila donde podamos celebrar como se merece nuestro 25 aniversario de salida del cole.

Un abrazo a todos. yo confío. ¡¡¡VAMOOOSSS!!!

Anuncios

Categorías:Sin categoría

9 replies »

  1. Muchas gracias Gabi a ti por hacernos cada día partícipe de tu vida y de tu lucha. Es cierto que el grupo es súper heterogéneo, pero ahí estamos cada mañana dándote un empujón, “remando” como decimos, aunque cada uno esté en su caso particular. VAMOS GABI!!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas Gracias Gabi, es difícil encontrar tantas cualidades en una persona, pero en tu caso las reunes todas. Para mí eres un espejo en el que me quiero mirar, un ejemplo que quiero seguir. Gabi has vuelto a sacar 10, en una asignatura muy complicada. VAMOOOOOOOOOOOOOOS!!!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Qué alegría saber de ti!! Que buen grupo de compañeros!! Muchas gracias por seguir contándonos, a los que aún de lejos, seguimos contigo.
    Un montón de besos y todo nuestro cariño. ¡¡¡ YO CONFÍO!!! ¡¡¡VAMOOOSSS!!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Querido Gabi, se te ve estupendo en las fotos; es increible la mejoria en poco tiempo.Ya se¡¡¡para ti es mucho tiempo de lucha, de sufrimiento, de incertidumbre y de enfermedad, pero si lo analizas bien y teniendo en cuenta lo efimero de tiempo, la verdad es que no ha sido mucho, unos pocos meses que han sido fructuosos porque la recuperación es evidente.

    Es una alegria verte tan bien, un sintoma de que todo va encaminado a tu curación y ese es el proposito de esta lucha horrible, a veces el combate es tremendo pero siempre hay un rayo de esperanza para todos y tu eres el ejemplo de que se puede.

    Recuerdas la etapa del colegio en tu post, la infancia, la adolescencia, la juventud son etapas maravillosas de la vida que nos ayudan a ser los adultos que ahora somos, esos recuerdos que todos tenemos son las fotos del album de nuestra vida y las personas con las que nos hemos fotografiado son esos amigos entrañables que permanecen con nosotros a pesar de que nuestros caminos no hayan coincidido; bonito post.

    Celebro que estes pasando por un momento tan estupendo, me alegro no solo por ti, tambien por Reme y los chatiños pequeños, para ellos tambien seguro que se ha iluminado su mundo con tu mejoria; disfrutad mucho y sigue cuidandote y luchando……..la curación esta ahi…cerca.

    un beso fuerte para ti , para Reme y los niños.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s