Sin categoría

Pascua de Resurrección

El calendario es a veces caprichoso. El ingreso para comenzar la nueva quimio coincidió con la cuaresma. Tanto en tiempo, como prácticamente en duración. Una cuaresma vivida de una forma diferente pero no menos intensa. La cuaresma, de hecho, conmemora los cuarenta días de ayuno y tentaciones que pasó Jesús en el desierto.  Mi “cuaresma” fueron unos 36 días. En ella pude sentir la fragilidad de nuestro cuerpo ante las infecciones. Las tentaciones del demonio, que te pide tirar la toalla, no seguir luchando. Pero también la grandeza del Señor, que es en el fondo quien nos sostiene y nos lleva de la mano incluso en los caminos más oscuros.

El alta no me trajo un camino fácil, tampoco. He perdido audición en el oído izquierdo. Bastante. Por la evolución tan rápida, me asusté. Pensé que quedaría sordo. Aparentemente todo se ha detenido y un oportuno audífono de mi padre (gracias Papá, siempre aliviando nuestras preocupaciones) reconfigurado hace que al menos mi cabeza no piense 24 horas en los efectos degradantes del anterior ingreso.

La Semana Santa la viví con pocas fuerzas (mis pasos eran todavía débiles e inseguros), pero intensamente. Esto ha sido otro regalo del Señor. Doy las gracias a Jorge y Cintia, y a su familia, que me acogieron en su casa un año más para disfrutar de las procesiones. A mi suegro por su ánimo siempre positivo y por invitarnos a esa comida tan rica, celebrando mi futura curación. Y a mi coro de San Miguel de Miramar, una auténtica familia, que no sólo canta sino que como aquellos primeros cristianos vive la fe de forma profunda y compartida.

En las celebraciones de Jueves Santo, tuve el honor de ser elegido para que el sacerdote me lavase los pies. Qué momento cargado de emoción, de simbolismo por lo vivido, por lo acumulado, por lo que queda por caminar… El Viernes Santo la Cruz se convierte en un misterio,  de aparente dolor, y también de certera salvación. Contemplar ese misterio, nunca entenderlo pero sí contemplarlo, ayuda a saber cuánto nos quiere…

Y llegó Pascua de Resurrección. Yo con mis preocupaciones por la audición. Semihundido. Triste. Asustado… En esos momentos el Señor te manda señales. Nítidas. Sólo hay que saber leerlas. Se queda un Salmo libre para leer, porque una persona se indispone. Me ofrezco, con dudas de si mi audición afectaría a mi dicción (qué estupidez…). Salgo con la iglesia a oscuras, excepto el libro que debo leer. Desde el altar, intuyo únicamente al fondo a mi querido coro, con sus linternillas buscando el próximo canto. Comienzo. Y las palabras salen del libro a mis ojos, me atraviesan, y fluyen por mi boca y por mi alma, cual mensaje teledirigido convertido en infinito deseo: “Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo…”. Vivir.

Durante la misa, con los cantos, se me nota incómodo. No escucho bien. Alguien con especial sensibilidad me observa y lee mi cara de preocupación. Ella se acerca, da el paso y tras contarle mi problema, me responde con un mensaje también nítido: “El Señor te sanará, Gabi. No te quedes en el sepulcro. ¡¡¡Arriba con Cristo!!!”.

Ha pasado una semana de todo esto. De la maravillosa e intensa Semana Santa. Llena de señales. De momentos inolvidables. Hoy estoy ingresado en Carlos Haya de nuevo. Tratando de poner explicación y arreglar una bajada inesperada de las defensas, a niveles peligrosos. Hoy me hacen pruebas, espero resultados. Llevo el audífono y lo que parecía el mayor problema hace una semana, mi audición, hoy es una auténtica anécdota y está más que aceptado…

Seguimos navegando con toda la incertidumbre acumulada pero con un convencimiento claro: el destino final. La confianza está intacta. Porque todo sigue ahí: la Virgen y su Hijo marcando el rumbo, acompañándome. Mi familia como bastión, vosotros dándome fuerzas con mensajes y oraciones, y los ángeles de la guarda que desde el cielo y también personificados en la tierra orientan y guían mis pasos. Yo seguiré poniendo el resto.

Un abrazo. Feliz Pascua de Resurrección. Yo confío. ¡¡¡VAMOOOSSS!!!

Anuncios

Categorías:Sin categoría

17 replies »

  1. Vamos Gabi!!! Eres una persona especial, de las que merece la pena tener como amigo. No pierdas nunca la sonrisaaa. Me alegro que encontraras mejora con el audifono. La perdida de audicion de Silvia es por la misma causa y ella se tomó el tema de los audifonos con mucha alegria porque iba a escuchar mejor ( no como yo, que me puse a llorar en la consulta). Hay que mirar el lado positivo de la vida, y tu tienes mucha vida por disfrutar.
    Yo confio!!!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Animo Gabi!!!! Seguimos contigo, mandándote todo nuestro cariño, toda nuestra energia, todas nuestras oraciones, no dejes que demonio te tiente. Sigue luchando!! Nosotros confiamos!!!! VAMOOSSS!!! Un besazo 😘

    Le gusta a 1 persona

  3. Ay Gabi, es lo contrario de lo que parece: Cada batalla, te hace más fuerte, más sólido, más inteligente, en las emociones, las buenas, las regulares, las otras… también más sabio en el conocimiento de tu cuerpo, sobre todo, en tu manera de gestionarte, en la espera, en la fe, y por qué no, también en el sufrimiento, pero todos sabemos que puedes, y tú lo sabes de sobra, así que, tu nuevo ingreso es, una piedra más en el camino, pero no una roca.
    Y ahí estamos, a tu lado. Yo también CONFÍO.
    VAMOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

    Le gusta a 1 persona

  4. GRACIAS Gabi por compartir con nosotros esos nobles sentimientos!!!
    Aunque sabíamos de ti te echábamos de menos
    Son muchas las señales de tu pronta recuperación, tienes mucha tarea que hacer.
    ÉL sigue escuchando nuestras oraciones y te seguirá guiando hacia la recuperación, sale a tu encuentro como en el Camino de Emaus
    Recibe nuestro cariño y grita con nosotros,!!! FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!!!

    Le gusta a 1 persona

  5. Arriba Gabi!!!! Recibe todas esas señales y usalas para avanzar por el mar, has recibido ayuda de tu papi que te da una vela para que tu avance sea mas rápido. Nosotros estamos aquí soplando fuerte para intentar ayudarte en esta nueva travesía. Todos confiamos Gabi, eres un ser maravilloso y nos sigues sorprendiendo cada día. Vamossss Gabi vamos!!!!

    Le gusta a 1 persona

  6. Todos sabemos que el camino es duro, siempre lo es y para todos; de un modo u otro todos atravesamos momentos dificiles de los que hay que salir si o si, y la lucha se nos presenta ardua y llena de fustraciones; pero hay batallas especiales, categoricas; esas que sólo pueden pelear auténticos guerreros, porque luchas sin armas sólo tienes la fe y tu fortaleza. Resistir en estas contiendas, salir adelante dia a dia, superar todos los daños colaterales que producen,y mantenerte en combate cada segundo, esa es una lucha que sólo pueden soportar personas muy valientes llenas de coraje.

    La enfermedad es un guerra extraña, no la conocemos y apenas nos preocupa hasta que nos ataca, mientras eso no ocurre no valoramos el esfuerzo,la desolación, el dolor y el miedo que pasan quienes la sufren; pasamos un poco por alto las incertidumbres y sufrimientos de los enfermos, nos parece que no es para tanto…..Nos resulta muy complicado empatizar con el dolor ajeno, con las emociones trastocadas de los pacientes, digo trastocadas porque cuando uno siente mucho dolor, miedo, angustia, preocupación tu cuerpo se defiende con todas sus fuerzas y esa lucha modifica tus pensamientos y emociones, en cierto modo no eres la misma persona que cuando estas sano. Comprender esto es fundamental para poder ayudar y hacer mas llevadera la enfermedad de las personas que queremos o nuestra propia enfermedad.

    Gabi: Yo leo como mínimo dos veces tus post, creo que comprendo bien lo que tratas de trasmitirnos, digo comprendo porque tu los redactas muy bien (valoro mucho tu esfuerzo porque seguramente muchas veces no tendrás ni animo para contarnos tus vivencias, hay que tener mucha valentia para hacerlo), y estoy firmemente convencida de que tu camino te llevará a la sanación; pero se que hay que transitarlo y que es durisimo. Seguramente ninguno de nosotros pueda estar a la altura de esto, es una enormidad y yo me siento pequeña en mis rutinas absurdas y modestas haciendo la comparativa con tu arrojo y constancia en esta lucha tremenda que te ha tocado vivir y por la que nadie se merece pasar, pero esta ahi, en todas partes, desgraciadamente para todos.

    Tu estás explicandonos las etapas de tu curación, el proceso para llegar a sanar y yo espero que todos aprendamos contigo lo mucho que nos estás enseñando, tu nos muestras el enfoque correcto y nuestra labor es sacarle el máximo partido al esfuerzo que haces tratando de explicarnos como es esta realidad. Es una enseñanza muy valiosa seguro que ninguno somos conscientes de lo valiosa que es y nunca podremos compensarte.

    Nosotros lo que hacemos, eso si y por supuesto, enviarte nuestro afecto más esperanzador, nuestro cariño,y nuestros deseos de que todo aunque tenga que seguir su curso, lo haga para bien, para que te restablezcas y sobre todo para que sepas que estamos ahi, aunque a veces no consigamos ayudar y dar calor, nosotros estamos no nos rendimos y confiamos.Y espero que te apiades de nosotros y valores nuestra pequeña aportación, se que es muy pequeña que no es comparable con lo que tu nos das compartiendo esto con nosotros, yo te lo agradezco de corazón porque nunca habia leido una historia de vida tan bonita.

    un beso fuerte para ti y para tu familia…y los niños tan ricos¡¡¡¡
    Vamoooossssss adelante¡¡¡¡

    Me gusta

  7. Querido Gabi. He estado muy cerquita de ti, pues estuve en la 4 °ya soy un poquito robot, y estoy estupendamente. ,Me alegre mucho de que participarás en los oficios, pero como soy más cobarde que tu fui al misa el domingo. Me duele mucho todos los contratiempos que estáis pasando, pero veras que este temporal de levante tiene que pasar y volver a la mar en calma, la toalla no se tira, es lo último y tu tienes mucha gente al tu lado que te necesita, claro tu me dirás que el que lo pasas eres tu pero te decimos Animo!!!! Estamos contigo y todos empujamos. Te deseo que llegues a muelle 1. Muy pronto mientras tanto adelante y mi cariño y mi oración con vosotros. Os quiero

    Le gusta a 1 persona

  8. Mucho ánimo Gabi. La verdad es que nos encanta leer tus post y saber cómo vas… tú FE te ayudará siempre a superarlo todo. El camino es largo pero estamos seguros que llegaras a buen puerto y lo conseguirás …. rezamos por ti y te mandamos mucha fuerzas. Un abrazo . Belen y Antonio

    Le gusta a 1 persona

  9. Querido Gabi, impresionante tu testimonio de lo acontecido estos últimos días. Solo un hombre con fe puede vivir y contar con tanta sinceridad, coraje y valentía el torrente de sufrimientos y emociones que una enfermedad tan dura va causando día a día en el ánimo de un paciente.
    Recordamos que en alguna ocasión hemos traído al blog textos o frases de Viktor Frankl, incluso colgamos un vídeo en tu blog. En este momento nos parecen muy oportunas sus palabras llenas de sentido y esperanza. Especialmente impactante el final de esta entrevista, el testimonio de una chico que a los 17 años tuvo un accidente practicando buceo y le escribió diciendo: me rompí el cuello, pero eso no me rompió a mí. La actitud con la que afrontó su accidente hizo de él una gran persona capaz de ayudar a muchas otras desde el conocimiento profundo de su discapacidad.
    Sigue adelante con fe y esperanza. Tal vez sin saberlo ayudas a muchos, a nosotros nos motivas y nos haces tomar conciencia de lo poco que valoramos lo pequeño y cotidiano. Un abrazo grande

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s