Sin categoría

La Fuente de la Reina

Hola amigos,

Tras un tranquilo fin de semana sin grandes incidencias más que una subidita de azúcar por la medicación… hoy llegan buenas noticias. ¡¡¡La nueva médula ya empieza a producir celulas!!! Tenemos hoy un primer brote verde de 300 neutrófilos, que esperamos siga creciendo en los próximos días hasta llegar a los valores adecuados para poder tener un mínimo de defensas (unos 1500).

El primer hito tras el trasplante, que la médula produzca, ya está en progreso. Dentro de cuatro o cinco días, cuando tengamos suficientes células acumuladas, los doctores realizarán un análisis para comprobar lo más importante: que no haya por el momento ninguna célula enferma, y que nos podamos ir a casa con perspectivas de una curación plena, que se confirmaría en los próximos meses.

La emoción y la ilusión que ahora mismo me embarga es brutal. Echo irremediablemente la vista atrás, reviso mentalmente y en mi móvil las fotos y los vídeos de estas semanas… los esfuerzos, los sacrificios, también los buenos momentos vividos con mis compañeros y en la habitación de aislamiento… Sólo puedo resoplar para evitar las lágrimas, y rezar para darle la gracias a Jesús y a la Virgen por haber llegado hasta aquí y para que podamos hacer un último esfuerzo y lograr esa anhelada curación. Ay, María, sólo tu sabes lo que llevamos caminados juntos.

Viendo estos días la Vuelta Ciclista en nuestra tierra, mi mente se ha ido a hace 25 años. Aunque no lo creáis, era un gran aficionado a la bicicleta, de hecho era de los pocos que tenía una bici de carreras en un tiempo donde la moda era la novedosa “Mountain Bike”. Probablemente mi extrema delgadez de entonces ayudaba a que fuera de los pocos que podía subir en bici de carreras los puertos más exigentes.

Aparte de mis típicos recorridos por la costa (carretera antigua de los túneles) hasta el Rincón, o incluso Torre del Mar; cada verano, justo cuando terminaba el curso académico, mi hermano y un compañero de clase realizábamos una especie de “tributo”: nos íbamos a hacer la subida a la Fuente de la Reina en bici.

El recorrido es algo muy especial, sobre todo la primera vez que lo haces. Has oído hablar de las dificultades del mismo, pero no importa: sales de casa con toda la ilusión y la incertidumbre de lo que viene por delante. Mientras sigues arropado por las calles de la ciudad, todo te parece sencillo, incluso pedaleas con muchas fuerzas porque quieres que todo empiece cuanto antes. Sin embargo, en cuanto termina Cristo de la Epidemia, te das cuenta que esto va en serio: las primeras cuestas empinadas te reciben inmediatamente, y el calor empieza a hacer mella nada más empezar el puerto.

Ciertamente, la subida es larga. Las ventas de los montes aparecen salpicando el bello paisaje de pinos y monte, y a veces la carretera permite divisar vistas preciosas de nuestra querida Málaga. Pero el recorrido es bien duro. No hay referencias, nada te dice lo que falta para que llegues arriba. ¿Cómo regular tu esfuerzo? Sin duda la se trata de una gran prueba física, pero sobre todo mental: no debes obsesionarte a la tentación de que la siguiente curva será la última. Simplemente debes pedalear con paciencia, seguir con la misma ilusión, fe y confianza con que saliste de Málaga, a tu ritmo.

Tras más de quince kilómetros de subida dura… llega una recta más amplia que las anteriores. Y al fondo, sí, se divisa el monumento de piedra. Magestuoso. Imaginas el caño de agua fresca con la que vas a aliviar el calor. Sonríes, lo tienes al alcance de la mano. Pero son esos últimos quinientos metros los más complicados: no debes dejarte llevar por la emoción y tratar de esprintar, porque las fuerzas escasean y la distancia aún es larga. Lo mejor es mantener la calma, disfrutar de cada metro, hasta llegar arriba, a lo alto.

Alcanzada la cima, queda lo que a veces se minimiza en importancia: la bajada. Siempre hay que mantener la vigilancia, y no despistarse, pues el riesgo de caida se mantiene hasta el final… hasta volver a casa con la alegría del objetivo cumplido.

Es curioso que hoy me haya acordado de esto, porque la subida a la Fuente de la Reina se parece mucho a lo que ha sido todo este proceso. Y nos encontramos ahora, tras la dura subida, en esos quinientos metros finales. Parece que puedo tocarla ya, está al alcance de la mano. Pero no debo cebarme. Tengo que seguir a ritmo, hasta llegar arriba. Debo comprobar que el agua que sale de la fuente es, tal y como me contaron, como la del pozo de la Samaritana, fresca y limpia. Y luego nos queda una bajada importante hasta llegar a casa, donde hay que evitar las temidas (re)caidas…

Amigos, recemos y empujemos todos juntos. Os siento cada día a lado y lado de la carretera, como en las grandes citas, animando al ciclista con gritos y aplausos. Habéis pintado mi nombre en la calzada, una y mil veces… “VAMOS GABI”. Gracias por haberme llevado en volandas hasta aquí. Pronto estaremos en la cima, bebiendo del agua… no olvidéis luego bajar conmigo hasta la meta.

Un abrazo. Yo confío. ¡¡¡VAMOOOSSS!!!

Fuente de la Reina

Anuncios

Categorías:Sin categoría

34 replies »

  1. Maravilloso post! Hay tantas analogías entre una carrera de fondo o ciclismo y el camino que estás siguiendo para curarte!
    Con las vacaciones he perdido el hilo pero veo que todo marcha estupendamente, me alegro de verdad.
    Vamos Gabi!

    Me gusta

  2. Nosotros tambien nos hemos emocionado e ilusionado y te hemos recordado en tus primeros tiempos de pretendiente de Remedios, cuando aparecias por el Castellano en bicicleta, que ya a nosotros nos parecia una heroicidad. Etapa Málaga-Vélez-Málaga-Malaga. Salvo que nos engañaras y pusieras la bici en el Bus. Ja, ja, ja. ¡¡ADELAAAANTE!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Bienvenidos los primeros 300 neutrófilos!!!. Los recibimos con palmas y ramos. Una alegría muy grande la de hoy porque estos pioneros son la cabeza del pelotón, el resto irán llegando a su ritmo, pero a estos hay que agasajarlos y tratarlos con mucho mimo.
    Muy bonito tu relato de hoy Gabi: la subida a la Fuente de la Reina.
    A comienzos de los años sesenta, cuando Juan Ignacio y su grupo Scout no tenían bicicleta, la alquilaban por horas o días para hacer rutas por los pueblos de Málaga, y recuerda también la dura subida de la Cuesta de la Reina hasta llegar a la fuente para seguir a Colmenar y otros pueblos de la Axarquía. Son recuerdos inolvidables que van marcando el carácter por el reto que suponía a esas edades tempranas el esfuerzo y la satisfacción de lograr la ansiada meta.
    Vamos pedaleando ahora en el pelotón de los amigos de Gabi con más fuerza que nunca. El equipo y su líder que luce ya el maillot rojo.
    Ánimo campeón. Un fuerte abrazo para ti y para toda la familia.

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola Gabi:

    Casi, casi hemos llegado.
    Hoy ha asistido a la Misa del Peregrino en Santiago de Compostela, una buena amiga y gran persona. Le he pedido sin más que rece por Gabi…
    Le he prometido contarle a la vuelta de su peregrinaje tu historia.
    Al rato de mi petición, he entrado y leído hoy el blog y al ver un nombre tan feo 300 neutrófilos para una noticia tan feliz, vuelvo a llorar, cual niña pequeña, con el pudor además de confesarlo (pero qué menos que desprenderse una de pudores internos después de todo cuanto nos regalas tú con tanta honestidad…:)) en fin…hoy no me emociono como tantos días pasados, hoy no solo es sentimiento y fe, hoy no, hoy lloro sobre todo, de alegría. Y no hay más.

    Vamossssssssss!!!!!!

    Un beso enorme

    Le gusta a 1 persona

  5. Nos alegramos muchísimo.
    VAMOS PARRIBAAAA!!!
    Te esperamos en la fuente de esa gua fresca que nos permita no volver a tener sed, como la Samaritana.
    Sabiendo que mientras haya vida no podemos parar de pedalear.
    Enhorabuena a toda la familia!!!
    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  6. Que gran noticia!! Esto va poco a poco muy bien 👏 👏
    Cómo siempre un gran post…me encantan tus reflexiones😉
    Aquí seguimos.. Esperando tu llegada triunfante a la meta!!
    Animo y muchos besos y abrazos 😘😘

    Le gusta a 1 persona

  7. Abrir el blog esta tarde y encontrarme con la noticia, con la bueníma noticia que nos das, para mí ha sido demoledor: me han temblado las piernas, y luego, cuando la he asimilado y me he relajado he vuelto de nuevo leer el texto completo dos o tres veces….no se y, cuando ya he salido del sueño he pensado que la comparación de la subida a la fuente de la Reina con la novedad del día es genial.
    Por deformación profesional te voy a propner otra comparación.
    En el año 480 ac, se estaba desarrollando la segunda guerra Médica entre griegos y persas en la que estos últimos eran muy superiores en número de soldados. El inconveniente era que para entrar en territorio griego tenían que atravesar un angosto desfiladero conocido como “el paso de las Termópilas”. Pues allí se situaron Leónidas, rey de Esparta y 300 soldados (NEUTRÓFILOS) que aguantaron el empuje de los persas durante tre días, tiempo suficiente para que el resto del ejercito griego se reorganizase y, al poco tiempo, consiguieron expulsar a los persas.
    Pues ya tienes a tus 300 neutrófilos dispuestos a hacer lo imposible para que los “MALOS” no pasen y tu puedas llegar sinproblemas a la fuente de la Reina y bajar luego drfinitivamente hasta tu hogar.
    Esto es mitad leyenda y mitad historia.
    Un enorme abrazo y ya sabes que YO CONFIO

    Me gusta

  8. Querido Campeón: Al conocer los primeros signos de la victoria de la derrota del enemigo, no me queda más que volver al libro de “Doctrina” y nos ponemos, tras el ataque a explotar el éxito, pero para ello es necesario “oportunidad”, no iniciándola anticipadamente, “energía” para seguir en la brecha aunque se esté desgastado y cansado, “sacrificio”, porque aún quedan esfuerzos y no podemos echar las campanas al vuelo, “audacia serena”, “íntima cooperación” (en este caso con el equipo sanitario) y otros aspectos que veo con satisfacción que los cumples adecuadamente.
    En breve la batalla se habrá olvidado, pero recuerda, tanto de la victoria como de la derrota, debemos extraer “lecciones aprendidas”, término muy difundido en todos los ámbitos, pero que en la década de noventa introdujo en España este viejo coronel.
    Silvia y yo nos alegramos y aquí lo estamos celebrando con María y nietos y en cuanto lleguen Belén y Silvia Bárbara, seguro que se alegrarán.
    Un fuerte abrazo del veterano coronel

    Le gusta a 1 persona

  9. ¡Hola Gabi!
    Qué alegría más grande nos hemos llevado hoy. Ya verás cómo todo sale bien.
    Habrá habido sudor y lágrimas, como con la bici y la cuesta de la Reina, pero más grande será la alegría de haberlo conseguido.
    En mi casa, todos mis hijos tenían bici. Ya sabes cómo es su padre Luis. Él les inculcó el ciclismo y mi hijo José Joaquín continúa esta gran afición.
    Cuando estés bien, te contaremos anécdotas y te reirás mucho. Una de ellas fue de un viaje por Europa. Fíjate: íbamos con 5 niños. Emma tenía dos años y Carmen Pilar, mi hija mayor, catorce. Mi marido iba en bici y yo en un SEAT familiar con todos ellos. Así llegamos hasta París. Ya te puedes imaginar la travesía de los Pirineos en las carreteras de esa época. Fue …. bueno, no te quiero cansar, sino hacerte sonreir un poco.
    Luis sigue con esta afición, aunque se ha comprado un motor para subir las cuestas con su bicicleta de carreras. De hecho, va todos los días a la Virgen del Carmen del Rincón de la Victoria y allí reza también por tí. ¡Todos nos hemos alegrado tanto…! Un abrazo, Marisa

    Le gusta a 1 persona

  10. Qué alegría tan grande nos das!!! Sigue pedaleando, todos te animamos en tu carrera !!! VAMOS GABI!!!
    Tanto esfuerzo merece la pena y cada vez estás más cerca de conseguirlo. Un beso enorme ❤️🚴❤️

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Viti. Éstos son días de emoción, alegría e ilusión. Te puedes imaginar… Gracias por los ánimos, por estar ahí, por aparecer de la nada para enviar tanta energía… Un beso 😘😘😘😘

      Me gusta

  11. Buenas noches Gabi.

    No sé si tu blog ya te lo “chivateará”. Estamos Silvia y yo a algún millar de kilómetros de nuestra Málaga pero, la verdad, que te das cuenta de que no hay distancia quee separe de ti. Hoy, aunque no lo sepas, he estado muy cerquita tuya. Comentando cosas tuyas con los amigos que hacemos el viaje. Ninguno te conoce pero sí que conoce tu historia y como estás superando todo. Se han emocionado con tu historia, sobre todo de la manera tan apasionada y emocionada que se la he contado. Yo es que no puedo evitar emocionarme al hablar de ti…

    Las noticias son magníficas y a ver si nuestra Patrona, la Virgen de la Victoria te lleva para casa en unos días.

    Será tu Victoria particular contra esa enfermedad que no ha podido contigo. Yo tenía fe desde el principio de que asi iba a ser, y así lo transmití a toda tu familia. Estaba y estoy totalmente convencido.

    No está todo hecho (nunca lo está) pero sí que está cerca, como cuando a un ciclista que va escapado en la etapa reina de un Tour de Francia le aparece de repente ese cartel que le indica que el Alpe D’Huez está sólo a un kilómetro. Se hace eterno pero ya se huele su cercanía.
    Querido amigo, pedalea, colócaté bien el mallot y estate preparado porque dentro de poco vas a levantar los dos brazos en señal de victoria, y vas a subir a podium donde una guapa chica llamada Reme te va a dar el beso ese que le dan a todos los ciclistas triunfadores.

    Tus seguidores te aplaudiremos como el grandísimo campeón que eres. Tienes el cuerpo de Induráin. El ciclista que marcó época en el ciclismo español. Tú eres el amogo que va a marcar la vida de michos los que te seguimos en el blog.

    Un grandísimo abrazo y ENGEEEEEED ELŐREEEEEEEEEEEE; o sea, VAMOOOOOS PALANTEEEEEEE como dirían los magyares.

    Le gusta a 1 persona

    • Jesús gracias de nuevo por tus emocionadas palabras que anticipan la emoción de nuestro reencuentro. Pronto, si Dios quiere. Y para darnos mas buenas noticias si la Madre lo quiere.

      Un abrazo y disfruta de Budapest.

      Me gusta

  12. 300 neutrófilos que parecen 300.000!!! Grandísima noticia! Es la etapa prólogo. Recuerdo aquellas subidas de fin de curso a la Fuente La Reina como si fuera ayer…
    Yo ahora hago etapas más duras. Desde hace unos años, subo cada año al Veleta, andando o en bicicleta, y de paso le doy gracias a la Virgen de las Nieves por protegerme en mi accidente de hace 12 años allí. Hace unos días le pedí por tí, anteayer se lo pedí a la Virgen de Fátima, y ayer al Apóstol Santiago. Ojalá que te sigan ayudando como hasta ahora y pronto podamos reeditar la subida a La Reina. Sin duda será la mejor subida!
    Un abrazo desde tierras gallegas,
    Juan

    Le gusta a 1 persona

  13. ¡¡¡¡¡¡¡¡Vaya notición. Qué alegría!!!!!!!. Gabi, ya has pasado el puerto de montaña más duro. Con tu paciencia, tesón y ánimo llegarás rápidamente a los 1.500 y…. a casita.
    Enhorabuena y VAAAAAAAMOOOOOOSSSS. CONFIAMOS.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s